The BLACKBIRD: Así es como nos engañan en las películas

Un carro sin carrocería, mucho CGI y listo, tienen el carro que quieran, tanto para películas como para comerciales.

Se dice rápido, pero costó 10 años desarrollar ambas tecnologías para que tuviera resultados creíbles. No me imagino cuánto dinero ahorran en Hollywood gracias a esta invención.