Así debería ser la interfaz de una pantalla táctil en un vehículo

Cuando realizamos el diseño de interacción (UX) de una aplicación, debemos pensar no sólo en el usuario final, sino en la forma que la utiliza de acuerdo al contexto. Si es una aplicación que va a ejecutarse dentro de un vehículo, hay que centrarse en una interacción simple, sin tantos botones que inunden la pantalla, lo que suele confundir al usuario.

feature 95 ford talk 1 Así debería ser la interfaz de una pantalla táctil en un vehículo

Además, hay que pensar que lo usará con una sola mano (la otra está en el volante, evidentemente) y que el desplazamiento será errático, por estar en movimiento, por lo que la pantalla no debe reaccionar libre e inmediatamente a todos los movimientos del usuario.

Este diseño de interfaz busca mejorar la experiencia del usuario al volante basado en lo comentado anteriormente y vaya que logra su objetivo. Si te fijas, el UX, a diferencia del UI (User Interface) no trata de formas y colores sino que se centra en el usuario y en su interacción con nuestra aplicación. Como siempre digo, una app bien diseñada enamora al usuario y hace que sea él el que quiera interactuar con nuestra aplicación y no al revés.

Más en New Car UI

Cómo hacer una trampa para zancudos

Trampa Chikungunya

Esto no tiene nada que ver con tecnología, pero su relevancia viene dada por el brote en Venezuela y el Caribe de enfermedades transmitidas por el zancudo o mosquito, tales como el Dengue, la Malaria y el tan temido como extendido, Chikungunya.

Este video muestra una manera sencilla, económica y ecológica de crear una trampa para dichos mosquitos que ha demostrado ser totalmente efectiva. Hazla y contribuirás con la salud pública, pues al matar a las hembras del zancudo estás acabando también con sus huevos y ayudando a detener su propagación, al mismo tiempo que cuidas tu propia salud.

Cloudflare y W3Caché no se la llevan bien

Si tienes un blog con bastantes visitas, como en mi caso con Android Venezuela, sabrás que es una sensación agridulce. Por un lado tu contenido gusta y atrae visitantes, por el otro, se puede volver una pesadilla entre caídas del servidor, aumento de costos de hospedaje y una búsqueda eterna por optimizar cada elemento del sitio de tal forma que cargue bien y rápido.

 Cloudflare y W3Caché no se la llevan bien

Con dicho blog hemos pasado por todas esas etapas, siendo esta última de la que deseo hablar un poco. En esa manía interminable de optimizar y optimizar y seguir optimizando, se me ocurrió la nada desdeñable idea de combinar dos servicios gratuitos para que la carga del servidor disminuyera y por otro lado brindar mejores tiempos de carga del sitio, especialmente en un país con las peores velocidades de conexión del mundo.

En ese proceso infinito de optimización combiné Cloudflare, un servicio de CDN (Content Delivery Network) que es gratuito y W3Caché, un plugin de WordPress (que es el CMS que usamos en Android Venezuela) que combina varias técnicas para mostrar un sitio cacheado a nivel del servidor, del navegador e incluso a nivel de bases de datos, para no tener que hacer tantas consultas al servidor MySQL cada vez que se produce una visita al sitio.

Inicialmente todo funcionó perfectamente, bajando la velocidad de carga a unos 2 segundos, algo realmente bueno considerando que a veces hemos llegado a estar por encima de los 10 segundos. Sin embargo, un día cualquiera, sin razón aparente, la página murió. No cargaba pero tampoco daba error, el servidor seguía “vivo” pero inaccesible.

Traté por varias vías junto con la gente de Red Radio y PC (la mejor compañía de hosting venezolano en la que he estado, se las recomiendo) de recuperar el sitio pero todos los intentos fueron infructuosos, nada parecía funcionar, ni siquiera reconfigurar el sitio. Como no podía entrar siquiera al Dashboard de WordPress, tampoco podía desactivar W3Cache y luego toqué el botón que no debí tocar: Intenté borrar el plugin a mano. Los que conocen WP saben que esto suele ser suficiente para desactivar el plugin cuando el panel de WP no es accesible, pero W3Cache realiza tantos cambios en el servidor para poder funcionar, que el remedio fue peor que la enfermedad. El sitio ahora no respondía y estaba roto por dentro, puesto que a nivel de bases de datos se seguía haciendo referencia a archivos y configuraciones que yo me había volado del servidor.

La única solución fue la que debí ejecutar desde el principio: Solicitar a nuestro hospedaje que restaurara uno de sus múltiples backups automáticos, de tal forma de volver a una versión funcional. El detalle: Hubo que hacerlo a una fecha 15 días atrás, antes de que yo empezara a trastear con W3Caché. Eso significó perder 15 días de noticias, las cuales estoy restaurando a mano, una por una, pero al menos el sitio está de nuevo arriba y totalmente funcional.

Moraleja:

Debí probar primero si Cloudflare y W3Caché funcionaban bien en otro sitio de pruebas, antes de aplicarlo a Android Venezuela en producción. Si tú tienes un blog, evita esta combinación mortal y usa sólo una de las 2 soluciones, o un CDN que alivie la carga o el cacheo con W3caché.

Existen otras soluciones que permiten combinar varias técnicas, las cuales no voy a ahondar en estos momentos. El objetivo de la publicación es advertir a otros bloggers que ésta combinación Cloudflare + W3Caché puede resultar peligrosa para su blog.